Soberanía alimentaria y multinacionales

Si seguimos así en unos años estaremos comiendo lo que quieren las multinacionales”

Guillermo Martini

Lo expresó el ex subsecretario de Agricultura Familiar de la Nación, Guillermo Martini, en diálogo con diario La Portada.

El ex funcionario de la administración nacional anterior explicó que la Argentina posee dos sectores productivos claramente diferenciados. Uno de ellos, sostuvo, funciona desde la pampa húmeda, cuenta con las tierras más fértiles del país, es gestionado por grupos concentrados de poder pero con baja incidencia de empleo y orienta el modelo hacia “lo que hoy demanda el mundo”.

En otro orden opera el segmento a cargo de aquello que consumen los argentinos cada día, señaló. Abastece el mercado interno. “Hablamos de fruta, verduras, ganado menor, tabaco, yerba mate y vitivinicultura, etc.”, indicó y precisó que son alrededor de 250 mil productores, desde campesinos del Chaco hasta pequeños ruralistas de la Meseta chubutense, por ejemplo.

Agregó que la segunda rama representa el 20% del PBI agropecuario, trabaja sobre las peores tierras y está basada en mano de obra familiar. “Estos fueron eternamente descuidados”, advirtió. Carecen de buenas conexiones, el estado de las rutas adyacentes es pésimo y no cuentan con facilidades para la comercialización, entre otras tantas cosas.

“El primer sector tiene rutas en condiciones, aeropuertos para exportar al día siguiente, puertos internacionales y está integrado el sistema de producción, comercialización, distribución, transformación e importación. En suma, el paquete armado. Siempre tuvieron un gran apoyo del establishment”, argumentó.

Aseguró que los gobiernos de corte neoliberal desmontan toda competencia por el mercado de la alimentación a favor de los grupos concentrados económicos. “Esto es lo que pasa hoy”, aseveró preocupado y entendió que las políticas actuales tienden a limar el trabajo de 250 mil familias enroladas bajo la agricultura familiar. “Les dicen que son inviables”, cuestionó.

Despidos

Lamentó que las medidas implementadas en la gestión anterior como el monotributo social agropecuario fueron desarmadas y mencionó luego los despidos registrados últimamente en el área, bajas que se sintieron fuertemente en Esquel y la zona. “Al principio los desfinanciaron, después no les daban plata para el combustible y los echaron”, subrayó.

Recriminó que el Gobierno de Mauricio Macri ataca a un sector del esquema productivo cuyo norte es garantizar la soberanía y seguridad alimentaria del pueblo, es decir “comer lo que producimos y no lo que pretende la demanda internacional”.

También llamó a evitar los desfasajes en la cadena. “Un productor de tomate cobra 1,80 pesos el kilógramo. Mientras que en la góndola está a 30 pesos”, acentuó el dirigente, añadiendo que “en el medio ganan todos estos actores concentrados que suelen estar representados por el Ejecutivo Nacional”.

Destinar recursos

Planteó Martini como salida a la problemática empezar a destinar “todos los recursos” financieros necesarios para crear infraestructura productiva acorde en pos de la transformación en origen de la materia prima. “Facilitar la comercialización requiere de altas dosis de presencia estatal. Nosotros nos quedamos cortos en profundizar la mejora sobre el sistema”, amplió.

“Si estamos convencidos en poblar y desarrollar el campo hay que darle el apoyo que recibieron los sectores concentrados históricamente. No son eficientes en lo económico porque mientras unos tienen rutas, puertos, cámaras de frío, frigoríficos, etc., le damos ni 3,50 a un productor ganadero de la estepa que no sabe qué hacer con los 40 corderos a punto”, manifestó.

Acotó que “reestructurar la producción de lo que consumimos los argentinos y priorizar el trabajo de los ámbitos tales como la agricultura familiar que generan mano de obra, ocupan el territorio y preservan la cultura, es una de las principales tareas por delante. Si seguimos siendo prudentes y poniendo parches, dentro de unos pocos años vamos a estar comiendo lo que quieren las multinacionales”.

Entrevista realizada y publicada por Diario La Portada de Esquel – Foto: Roberto Campos

Deja un comentario