“Pueblos trabajadores, infancias pobres, 5 siglos igual”

Quinientos años después la misma ambición, el mismo odio, la misma impunidad, el mismo desprecio, el mismo ensañamiento, movilizan a los ricos a ser más, a apropiarse de las riquezas de los hombres y mujeres que las producen con su trabajo.

La noticia del bono por decreto presidencial 1043/18 para los trabajadores en relación de dependencia, ya es un absurdo en sí mismo, con un monto que en algunos casos apenas alcanzará para pagar la luz y el gas. Pero sobre todo es un acto de desprecio a las y los peones rurales, las y los laburantes de casas particulares (la sirvienta o el mayordomo para el oligarca), como así también las y los ‘morochos’ del municipio: “Quedan excluidos de los alcances del presente decreto las y los trabajadores del sector público nacional, provincial y municipal… También se encuentran excluidos del presente decreto las y los trabajadores del Régimen de Trabajo Agrario, regulado por la Ley Nº 26.727, y del Régimen Especial de Contrato de Trabajo para el Personal de Casas Particulares, regulado por la Ley Nº 26.844…” El desprecio y odio de clase sobre las y los trabajadores, que ellos suelen llamar servidumbre, no se disimula, excluyéndolos como sujeto de derecho al no percibir el bono que los demás trabajadores van a cobrar.

Y esto no nos asombra, si ya premiaban a un explotador de trabajadores agrarios como Etchevehere dándole el ex Ministerio, ahora devenido en Secretearía, de Agroindustria. O aplauden al gobernador jujeño por autorizar a trabajar a niños y niñas menores, mientras mantiene presa política Milagro Sala, por hacer piletas, polideportivos y escuelas para los mismos niños que el gobernador manda a trabajar, pero por sobre todo la mantienen presa por trabajadora, por negra, por Coya Originaria, por laburante, por mujer, pero por sobre todo por luchadora.

Quinientos años de opresión y saqueo, y no se cansan de concentrar riquezas, de robárselas a quienes las producen. Latinoamérica sufre una ola de gobiernos de derechas serviles a los Grandes Grupos Económicos Trasnacionales, que con matriz Financiera y extractivitas, vuelven a someter a los Pueblos, a oprimirlos, a esclavizarlos, ahora con pantallas en vez de espejos, que reproducen mentiras en formas de postverdades.

El final de este 2018 se agota en el horizonte de un gobierno argentino que nunca le encontró la vuelta al rumbo económico, por inútil o por subordinado a un plan externo en contra de la Patria. El sector Productivo lo acusa y lo siente. El campo que empieza a mirar con desconfianza, la industria con empresas que ya empezaron a darle vuelta la cara, pero es el Movimiento Obrero lo que subestiman, lo que desprecian y creen poder comprar con un miserable bono solo para algunos. Es la dignidad de cada tra bajador y trabajadora organizada, la dignidad de un Pueblo que empieza a saber que ya es tiempo de despertar a la lucha, y esta vez debe ser definitiva y libertaria.

“Es tinieblas con flores, revoluciones y aunque muchos no están, nunca nadie pensó besarte los pies 5 siglos igual”. L.G.

 

Centro de Estudios Agrarios, Noviembre de 2018

Descargar (PDF, 237KB)

Comparti en tus redes sociales:

Deja un comentario